BDS.- ¿Cómo surgió la idea de crear Housers?

Tono Brusola.- Surge hace un año. Mi socio, Álvaro Luna, y yo llevábamos bastante tiempo dándole vueltas a la idea de crear algo similar, pero a pequeña escala. Al principio pensamos en grupos de compradores más reducidos. Estábamos convencidos de que el mercado inmobiliario estaba cambiando de ciclo y que era el momento para que la inversión en el sector volviera. Entonces vimos que los inversores inmobiliarios tenían un factor marcado en común, un poder adquisitivo alto o, lo que es lo mismo, un capital importante disponible para poder dedicarlo a las inversiones. En ese momento nació la idea de Housers, preguntándonos qué pasaría si consiguiéramos crear un sistema de inversión inmobiliaria accesible a casi todos los niveles adquisitivos. Nos pusimos a trabajar en esa idea y hoy es una realidad. Hemos conseguido fijar el precio mínimo de compra en 100 euros  por proyecto.

 

BDS.- ¿En qué consiste y cómo funciona la empresa?

Tono Brusola.- Housers es la primera plataforma de crowdfunding orientada al sector inmobiliario. Es una comunidad en la que cualquier usuario puede comprar de una forma muy ágil, sencilla y transparente. Los usuarios eligen dónde y cuánto invertir, sin costes de adhesión ni compromiso de compra recurrente. Aquí está la clave, el comprador diversifica y minimiza su riesgo, a diferencia de lo que ocurre en los modelos tradicionales de inversión inmobiliaria. Nuestro equipo hace todo el trabajo de campo, analiza en profundidad todos los proyectos y sólo publica lo que realmente ofrece la máxima garantía de rentabilidad a nuestra comunidad.

La rentabilidad se compone de dos variables: el alquiler y la revalorización del inmueble hasta su valor objetivo de venta. Desde el momento de la puesta en marcha del alquiler, el comprador recibe sus beneficios mensualmente en forma de dividendos.

Las operaciones y procesos de compra y cobro de dividendos están diseñados con seguridad máxima. El dinero de cada usuario permanece depositado en una cuenta segregada de la entidad de pago Lemonway. Housers no tiene acceso al dinero ni de los usuarios ni de los proyectos. La principal ventaja de esta fórmula es que evita al comprador horas de visitas de oportunidades, análisis de viabilidad, reformas, gestión del alquiler y la posterior venta. Housers lo hace todo por él a cambio de una pequeña comisión de gestión.

 

BDS.- ¿Cómo ha llegado a los consumidores desde su constitución?

Tono Brusola.- La acogida ha sido muy buena teniendo en cuenta el poco tiempo que llevamos. En este momento en la plataforma se han registrado ya casi 10.000 usuarios y estamos rozando los cinco millones de euros de recaudación, que han permitido sacar adelante 21 proyectos en Madrid, Barcelona y Valencia. La verdad es que hemos superado nuestras expectativas.

 

Pensamos que Housers es una opción interesante para los corredores porque, ante todo, no entramos en conflicto de intereses. El corredor mantiene su actividad principal y nuestro producto sólo le abre la puerta a una fuente de ingresos adicional

 

BDS.- Los fundadores sois expertos de dos sectores muy diferentes (telecomunicaciones e inmobiliario), ¿cómo llegaron a entenderse?

Tono Brusola.- Álvaro y yo somos amigos desde hace años. Surgió la oportunidad de hacer juntos una pequeña promoción de viviendas, que fue un éxito, y pudimos comprobar que hacíamos un buen equipo emprendedor. Pensamos además que es importante y bueno que los perfiles dentro de un negocio sean diferentes porque cada uno aporta su punto de vista y el resultado es más enriquecedor. Cada uno lleva dentro de la empresa la parte que realmente controla y en los puntos donde todo se entremezcla conseguimos soluciones mucho más creativas y eficaces.

 

Hoy en día damos por salvados los obstáculos del inicio y nos sentimos firmes para iniciar nuevas andaduras que nos van a permitir seguir creciendo, y lanzar proyectos más ambiciosos

 

Rentabilidades altas

BDS.- ¿Qué han hecho desde su fundación en 2015?

Tono Brusola.- Sobre todo fidelizar a nuestra comunidad. El principal objetivo ha sido que los usuarios cojan confianza en Housers. Hemos trabajado para que los compradores puedan elegir entre diferentes proyectos serios y sólidos, para que su cartera de inmuebles tenga unas rentabilidades altas y al mismo tiempo un riesgo casi cero. Como startup hemos tenido que ser flexibles en nuestro concepto y reinventarnos casi a diario, hasta dar con la fórmula correcta para afianzar nuestro modelo de negocio, y que nuestra empresa ofrezca la máxima garantía y seguridad jurídica a los usuarios. Hoy en día damos por salvados los obstáculos del inicio y nos sentimos firmes para iniciar nuevas andaduras que nos van a permitir seguir creciendo, y lanzar proyectos más ambiciosos.

 

BDS.-  Lo logrado, ¿va en línea con los objetivos?

Tono Brusola.- Lo logrado ha superado nuestras expectativas. En el primer proyecto se recaudaron 80.500 euros y lo completamos con 48 inversores. Nueve meses más tarde hemos llevado a cabo 21 proyectos con una media de 250 inversores en cada uno de ellos… los datos hablan por sí solos.

 

 

BDS.- ¿Sigue el sector inmobiliario siendo, en nuestro país, el principal destino de inversión?

Tono Brusola.- Invertir en inmuebles siempre ha sido una mayor garantía porque hay un bien físico que respalda esa inversión. A día de hoy, con la volatilidad de los mercados financieros y la carencia de rentabilidades en nuestro país, el inmobiliario sigue siendo un buen producto de inversión.

La situación económica actual a nivel macro todavía presenta grandes incertidumbres y las inversiones en otros activos conllevan bastante riesgo. Dentro de los instrumentos financieros disponibles para el inversor, la vivienda es una buena opción. El sector inmobiliario viene de tocar fondo en precios, por lo que se puede encontrar buen producto a buen precio, garantizando atractiva rentabilidad tanto a corto plazo por los beneficios del alquiler del inmueble, como a medio / largo por la revalorización en la venta.

 

A día de hoy, con la volatilidad de los mercados financieros y la carencia de rentabilidades en nuestro país, el inmobiliario sigue siendo un buen producto de inversión

 

BDS.- ¿Qué ha sido lo más complicado hasta la fecha? ¿Y lo más satisfactorio?

Tono Brusola.- Lo más complicado fue arrancar. Lo que hoy os cuento casi como un juego es resultado de horas de trabajo, quebraderos de cabeza y sueño. Incluso ahora que está hecho, a veces resulta extraño explicar lo que hacemos… ¡imagínate cómo nos miraban cuando era sólo una idea! Después hemos pasado por las fases propias de toda empresa joven: definir el modelo, buscar apoyos, financiación, etc. Pero bueno, sin duda ha merecido la pena superarlo y ver cómo Housers está hoy donde está y va en la dirección correcta.

Lo más satisfactorio es el día a día, ver el crecimiento de la comunidad y que los proyectos cumplen satisfactoriamente con los objetivos de rentabilidad. Todo ello es fruto del magnífico equipo que ha conseguido la confianza de nuestros usuarios. Es muy gratificante también ver cómo este equipo crece. Gracias a todos conseguimos que los pasos que damos sean firmes y los resultados superen las expectativas.

 

BDS.- ¿Se está recuperando el precio de los inmuebles?

Tono Brusola.- Se está recuperando, no hay duda. Durante 2014 comenzó a remontar muy despacio y durante 2015 se ha confirmado que la tendencia es al alza. Los datos registrados por el INE, el Colegio de Registradores o el Ministerio de Fomento así lo muestran.

Trimestralmente publicamos un informe muy completo y detallado, donde hacemos un análisis de las tendencias y proyecciones del sector inmobiliario tanto a nivel nacional como en las tres ciudades donde actualmente estamos operando, y el cambio de tendencia es claro.

El corredor de seguros es experto en materias que componen el producto Housers, lo que hace que pueda ser un prescriptor de nuestros servicios, sin perjuicio de su actividad principal

 

Noticias relacionadas

Housers da un paso más y apuesta por los corredores para el desarrollo de su canal de venta presencial