De sus datos se desprende que, a pesar de que más de la mitad de la población española se encuentra entre los 30 y los 64 años, este grupo de edad solo concentra el 44% de los lesionados por atropello de vehículo. Por el contrario, los mayores de 65 años, que suponen el 19% de la población total, representan el 27% de los afectados por atropellos.

La foto cambia si, en lugar de atender a los lesionados, observamos a los fallecidos a causa de un atropello. En este caso, los mayores de 65 años concentran la mitad de las muertes, un 165% más del peso que representan en la población española.

Este trabajo pone de manifiesto que en 8 de cada 10 atropellos la responsabilidad es de los conductores. Así, 7 de cada 10 de ellos tienen lugar cuando el peatón circula por un lugar adecuado y el 18% cuando el vehículo iba marcha atrás. Únicamente en el 17% de los casos, el peatón fue atropellado cuando circulaba por un lugar inadecuado.

Con más detalle, el informe analiza las tres causas de accidentes, observando, por un lado, el alto porcentaje de menores de 14 años atropellados cuando circulaban por un lugar inadecuado; estos representan el 30,7% del total, muy por encima del comportamiento del resto de franjas de edad.

El segundo aspecto relevante está relacionado con los atropellos a mayores de 65 años por vehículos que circulaban marcha atrás. Esta circunstancia representa el 23% de los atropellos a este colectivo y también es bastante superior al del resto de edades.

Finalmente, cuando se observan los fallecidos por rango de edad, los datos concluyen que circular por un lugar adecuado reduce el porcentaje de muertos en tres de las cuatro franjas pero, sorprendentemente, se eleva entre los peatones de 30 y 64 años, representando el 80% de los fallecidos de este colectivo frente a menos un tercio en el resto de edades.

COMPARTIR