Del borrador se destaca que solo los asegurados individuales y los pequeños negocios tienen automáticamente derecho a la información del intermediario. Los compradores de seguros de grandes riesgos y una nueva categoría de clientes profesionales están excluidos y tendrían que depender de acuerdos voluntarios. El proyecto de IMD II considera grandes compradores a aquellos que cumplan dos de estos tres criterios: un balance de más de 6,2 millones de euros, una cifra de negocios de más de 12,8 millones, y un número promedio de 250 empleados.

El presidente de FERMA, Jorge Luzzi, apunta al respecto: "Pedimos a los legisladores que consideren las preocupaciones comerciales de los clientes y, como mínimo, les proporcionen una base jurídica sobre la que solicitar información a su intermediario. Esto les permitiría tomar decisiones plenamente informadas sobre su cobertura de seguro".

FERMA cree que, en principio, los clientes de grandes riesgos y clientes profesionales deberían ser incluidos en la direcgtiva, basándose en las opiniones de la mayoría de sus gerentes de riesgos miembros de la asociación. De no ser así, todos los compradores de seguros deberían tener el derecho efectivo a solicitar la información. Una disposición en el proyecto actual permite a los clientes profesionales solicitar por escrito la divulgación; sin embargo, hay una enmienda propuesta a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios que incluso indica que esta protección para los negocios debe ser eliminada.

FERMA también señala que el umbral para la definición de grandes riesgos y clientes profesionales es bastante baja. Muchas empresas de tamaño medio se quedarían fuera sin un derecho legal a la información sobre las retribuciones de su broker si se adopta esta propuesta.

En respuesta a las preocupaciones de sus miembros, FERMA ha estado trabajando con la Federación Europea de Intermediarios de Seguros (BIPAR), y en 2010, las organizaciones adoptaron un protocolo no vinculante para la divulgación de información de los intermediarios. En el mismo se aboga para que los principios del protocolo sean integrados en la IMD II.

"Los acuerdos voluntarios con la comunidad de los mediadores están funcionando bien en un número de países miembros FERMA, pero no todos los compradores de negocios de seguros están en posición de negociar la divulgación completa", dijo Luzzi. "Preferiríamos ver a todos los compradores de seguro cubiertos por la Directiva, pero por lo menos, deberían poder solicitar el escrito y que la solicitud sea aplicable", concluye.