Biurrun señala “la falta de transparencia en las relaciones Compañía – Corredor; el absoluto convencimiento de que hay que cambiar la composición del negocio del Corredor, porque lo exige su sostenibilidad, preparándose para vender productos a los que ha dado la espalda tradicionalmente como son Vida y Salud. Una transformación a ser más asesor integral, apertura a nuevas formas de comunicación y escucha, la utilización de las redes sociales, mayor influencia en los cambios legales, un liderazgo fuerte, más inversión tecnológica, más renovación generacional, más planificación, menos endogamia y búsqueda de buenas prácticas en otros sectores, mayor concentración”. Y, concluye, “en resumen, el mercado, los clientes nos van a obligar a cambiar a todos o desapareceremos”.

También aborda cuáles son los principales retos que aborda el corredor de seguros: “La transformación del propio modelo de negocio de corredor donde los productos van a ser muy diferentes, el cambio de las funciones del corredor con más peso de asesor integral de riesgos, la adaptación a la velocidad de los cambios tecnológicos necesarios para respuestas a los clientes, muy diferentes a las actuales, y asimilación de los cambios que sobrevengan por los procesos de concentración y movimientos de control del mercado por los grandes operadores globales”.

INDEPENDENCIA DEL CORREDOR Y FALTA DE LIDERAZGO EN LA MEDIACIÓN

“Creo que el Seguro necesita compañías potentes y mediadores que ejerzan con impecable profesionalidad”, afirma. Esa profesionalidad, en el caso de los corredores, pasa por la irrenunciable independencia: “El corredor tiene la obligación legal de defender los intereses de su cliente. Todo lo que suponga limitación de esta obligación va en contra de la independencia; por ejemplo, las comisiones contingentes o los viajes de incentivo”. Y concluye: “Los corredores hablan de la independencia pero no la practican, están sumamente condicionados por quien les paga más”.

En sus reflexiones sobre la situación del sector, también llama la atención sobre “el debilitamiento de la influencia de la Mediación a la hora de marcar la ruta del sector y de manera especial la de los corredores de seguros”. “Desde mi punto de vista esta situación no es buena para el Seguro y, por supuesto, para los corredores. Sería conveniente cambiar la tendencia, lo cual no es fácil y requiere mucha capacidad de liderazgo, que con toda sinceridad no la veo actualmente”, concluye.

La entrevista, en dos entregas, en la web: acceso a primera parte y a la segunda.