[David Leonor]

P.- En primer lugar, ¿qué os ha llevado a impulsar la realización de este estudio de IESE sobre el sistema de pensiones en España?

Higinio Raventós.- En Edad&Vida llevamos años trabajando para concienciar a sociedad, administración y empresas sobre la importancia de planificar el ahorro para la jubilación y garantizar así que las personas mayores dispongan del nivel de renta necesario para hacer frente a sus necesidades en esta etapa de sus vidas. El actual sistema de pensiones, que es uno de los pilares fundamentales del Estado del Bienestar en España, constituye una pieza básica para la estabilidad y la cohesión social.  Uno de los principales retos del cambio demográfico es su impacto sobre el Estado de Bienestar que conocemos y su sostenibilidad futura. Este envejecimiento de la población supone una clara amenaza para la viabilidad futura de los sistemas públicos de pensiones de reparto como el español.
Una vez más, hemos querido contribuir al debate sobre las pensiones impulsando un trabajo realizado con el máximo rigor científico, pero con un enfoque muy didáctico, que proporcione argumentos sólidos a todas aquellas personas responsables de llevar a cabo las reformas necesarias en el sistema de pensiones en nuestro país y ayude a concienciar a la sociedad de la necesidad de las mismas.

P.- ¿Existe en la sociedad española -en los representantes políticos, en los agentes sociales, y en los ciudadanos en general- interés por abrir el debate sobre el futuro de las pensiones en España?

Higinio Raventós.- El progresivo envejecimiento de la población ha generado un intenso debate a nivel político y social influenciado por la crisis económica. No hay más que ver la prensa y los telediarios cada día para ver que el debate existe y que interesa.  Los ciudadanos empiezan a ser conscientes de que quizá no puedan disponer de la pensión que creían en un futuro y esto, como es lógico, preocupa a todos, tanto a los que en poco tiempo empezarán a percibir su pensión como aquellos a los que aún les quedan años.

P.- El estudio de IESE es claro al afirmar que las reformas hasta la fecha no son suficientes para asegurar la sostenibilidad del sistema a largo plazo. ¿Es consciente la sociedad española de esto?

Higinio Raventós.- La entrada en vigor este mismo año de la reforma del sistema de pensiones aprobada en 2011 supone, sin lugar a dudas, un hito importante en el desarrollo del sistema de pensiones en España y desde nuestro punto de vista el inicio de una serie de reformas más profundas, que afectan no solamente al sistema público de pensiones, sino también a los recursos privados que dedicamos a planificar nuestra jubilación. Con este estudio pretendemos dejar claro que las medidas tomadas hasta la fecha no son suficientes, que la reforma debe ser mucho más exhaustiva para que el sistema sea sostenible a largo plazo.

P.- Las respuestas de los políticos participantes en la mesa redonda durante la presentación del estudio dejó claro que desde los partidos políticos no se ve peligrar la sostenibilidad del sistema  ¿Es por miedo al ‘coste electoral’ que lleva asociado el tema de las pensiones?

Higinio Raventós.- No sé si es por el coste electoral, pero está claro que no están leyendo los datos correctamente. Nosotros hemos realizado este estudio para demostrar que lo que venimos diciendo tiene fundamento. Aun así, que algunos de los integrantes del Pacto de Toledo se impliquen y participen en una jornada como esta dice mucho de su voluntad para encontrar soluciones a las tensiones que se prevé sufrirá nuestro sistema de pensiones en el futuro.

EL MODELO DE PENSIONES SUECO, EL MÁS ADECUADO

P.- En el estudio se defiende un sistema mixto de reparto y capitalización como solución a la sostenibilidad de las pensiones. Más allá de consideraciones teóricas, ¿es viable la implantación de un modelo como este en España? ¿Está el país preparado para ello?

Higinio Raventós.- El estudio analiza la sostenibilidad y el futuro de las pensiones españolas, revisa los sistemas de pensiones en varios países de nuestro entorno, detecta problemas de diseño en el sistema de reparto vigente en España,  y a través de diferentes escenarios de simulación, demuestra que la reforma de 2011 no es suficiente para resolverlos en el largo plazo. También demuestra que la reducción de los plazos de aplicación de la reforma o profundizar en las reformas de carácter paramétrico mejorarían la sostenibilidad del sistema en el medio plazo, pero tampoco resolverían su sostenibilidad futura. Asimismo, se realizan simulaciones con reformas de mayor calado, basadas en reformas emprendidas en otros países, como Suecia y Chile. Precisamente el modelo de pensiones sueco es el que finalmente se demuestra como el más factible y adecuado para el caso de España y el único que permitiría garantizar la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones sin incurrir en unos costes de transición inasumibles. Precisamente el análisis detallado de los costes de transición es clave para el éxito de la reforma.

P.- ¿Qué dificultades podría encontrar el modelo para su implantación en España?

Higinio Raventós.- La principal dificultad sería que no existiese consenso por parte de todas las partes implicadas en el desarrollo e implantación de un nuevo sistema de pensiones en España. Cualquier reforma que se acometa debería hacerse con la máxima responsabilidad y transparencia, buscando el máximo consenso sobre los principios que debería cumplir el nuevo sistema, asumiendo que habrá unos costes de transición y que debe trabajarse para minimizarlos.

P.- En un modelo como el propuesto, ¿el sector privado de la previsión tendría capacidad para dar respuesta a la demanda que se generaría con el sistema propuesto?

Higinio Raventós.- Por supuesto, el sector financiero y asegurador en España está preparado para dar respuesta a un incremento de la demanda de previsión privada de los ciudadanos. Un hecho que se dará con toda probabilidad en los próximos años aunque  no se acometan reformas de mayor calado que las aprobadas hasta la fecha, ya que los ciudadanos están adquiriendo cada vez mayor conciencia sobre la necesidad del ahorro para la jubilación y conocen mejor cómo funciona el sistema de pensiones en España. Además, a partir del año próximo dispondrán de información oficial sobre la pensión pública probable en el momento de la jubilación.

RECOMENDACIONES

P.- A raíz de las conclusiones del informe, desde Fundación Edad & Vida habéis elaborado una serie de recomendaciones para facilitar la planificación del ahorro para la jubilación, y dar más participación del sector privado en el sistema. ¿Cuáles son estas peticiones?

Higinio Raventós.-  Efectivamente hemos elaborado unas recomendaciones generales sobre la reforma del sistema de pensiones en España, basadas en las conclusiones del estudio, que son las siguientes:

–    La reforma debería orientarse hacia la sustitución del actual sistema de reparto por un sistema mixto, de reparto y capitalización, siendo esta capitalización obligatoria o casi-obligatoria.
–    El actual sistema de reparto de prestación definida debería transformarse en un sistema de reparto de aportación definida con cuentas nocionales, que incluyese un factor de sostenibilidad que actualizase los derechos pensionables y las pensiones a las circunstancias demográficas y económicas.
–    La parte capitalizada del sistema mixto de pensiones, debería canalizarse a través de productos de previsión ocupacionales y/o personales.
–    En todo caso, la pensión resultante podría complementarse con una pensión privada voluntaria.
–    Cualquier reforma que se acometa debería hacerse con la máxima responsabilidad y transparencia por parte de todos los agentes implicados, buscando el máximo consenso sobre los principios que debería cumplir el nuevo sistema, asumiendo que habrá unos costes de transición y que debe trabajarse para minimizarlos.

P.- ¿Hay predisposición de las fuerzas políticas a escuchar y llevar a la práctica estas recomendaciones?

Higinio Raventós.-  Hemos comenzado una ronda de reuniones con todos los partidos para explicarles las conclusiones a las que ha llegado el estudio y trasladarles nuestras recomendaciones.