“Mientras la economía mundial acelera su crecimiento, las principales potencias económicas del viejo y nuevo continente (Estados Unidos y Gran Bretaña) no parecen haber cogido este tren. Gran Bretaña está en evidente decrecimiento, mientras que Estados Unidos continúa creciendo pero a niveles más modestos de los que acostumbraba”, se destaca.

Por su parte, China comienza a estabilizarse y la Eurozona y Japón muestran signos de aceleración al igual que otras economías emergentes como Turquía y Rusia. La excepción a esta tendencia de crecimiento es India.

En general, valora el informe, la situación económica mundial en el tercer trimestre de 2017 ha sido positiva. No obstante, los bancos centrales de la mayoría de los países desarrollados comienzan a normalizar su política monetaria o al menos a pensar en ello. “Este cambio de la política monetaria podría derivar en un nuevo riesgo para la situación económica global”, se advierte.

COMPARTIR