El riesgo es cada vez mayor porque las tormentas de granizo son más frecuentes e intensas, explicaron en información de ‘ON24’. Y si en los últimos cinco años en promedio se registró una siniestralidad del 75%, en la campaña pasada este número se duplicó y el mercado asegurador terminó el año 2012/13 con un promedio de 160% de siniestralidad: de cada 100 pesos (17,5 dólares) de prima, las compañías de seguro están devolviendo al sector agrícola 160 pesos (28,1 dólares).

Según explicó Leonardo Ratto, responsable ejecutivo de la división Riesgos Agropecuarios de VICTORIA SEGUROS, el año pasado una tormenta que se desarrolló entre los días 14, 15 y 16 de diciembre afectó tres provincias (Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos) con caídas de granizo de alta intensidad e impactó sobre 500.000 hectáreas de cultivo. El 24 de diciembre se vivió la segunda tormenta fuerte de la campaña, que afectó a 200.000 hectáreas en Córdoba y provincia de Buenos Aires. Durante el mes de abril se registraron nuevas granizadas en época de cosecha, afectando campos de la pampa húmeda. Ante este panorama que se viene repitiendo año a año, se recomienda asegurar el cultivo inmediatamente después de la siembra, porque el costo del seguro es el mismo si se lo contrata al comienzo del ciclo o 30 días antes de la cosecha.

Dentro de su gama de productos, VICTORIA SEGUROS ofrece coberturas por ‘Granizo Clásico’ y ‘Granizo PLUS’, que indemniza pérdidas parciales, totales y diferencias de rendimiento por reemplazo de cultivos, y además cuenta con los adicionales de viento y helada para los cultivos tradicionales. También se aseguran los silos bolsa contra fenómenos climáticos y vandalismo, maquinaria agrícola, transporte de granos y todo riesgo operativo agropecuario.

Por otro lado, según explicó Eduardo Gómez, Gerente Técnico de Victoria Seguros, el riesgo del animal suelto está comprendido dentro de las coberturas por responsabilidad civil de todo el establecimiento. La realidad indica que es común el escape de un animal a pesar de que el establecimiento posea alambrados o contenciones en buenas condiciones. El daño que puede producir es variable. Las coberturas por responsabilidad civil cubren también incendios que suelen darse en temporada de cosechas en época estival, donde se produce el daño de la cosechadora, la pérdida de parte del cultivo y la propagación del incendio a los cultivos vecinos.