De las 13 Afores que operan en el sistema, nueve se encuentran en los primeros 20 puestos a nivel nacional en materia de administración de activos, con respecto a la banca de México. AFORE BANAMEX ocupa la sexta posición, con unos activos gestionados de unos 279 millones (21,50 millones de dólares), cifra superior a la manejada por algunas entidades financieras tales como Inbursa y Scotiabank. AFORE BANCOMER, por su lado, se sitúa en séptima posición, seguida de SURA (8º); AFORE 21; PROFUTURO GNP; PRINCIPAL; PENSIONISSSTE; INBURSA e INVERLAT, todas por encima de Banco del Bajío, Interacciones y Banco Azteca.

Además, según detalla la Consar, las Afores participan con un 13,6% de los activos totales del sistema financiero mexicano, solamente después de los bancos que constituyen el 51,6%.

LAS PENSIONES MÁS BAJAS DE AMÉRICA LATINA

Por otro lado, la Comisión ha dado a conocer que en la actualidad, la tasa de cotización para la cuenta de retiro en el país es del 6,5%; destinándose de dicho total alrededor del 5,2% a la cuenta de ahorro individual, y correspondiendo el resto a la comisión promedio que cobran las afores por administrar el dinero del trabajador, informa ‘El Economista’. Este dato supone que los trabajadores mexicanos tienen unas de las aportaciones obligatorias más bajas a su fondo de pensión en América Latina.

Por países, en Chile la tasa de cotización se ubica en el 12,37%; Colombia tiene contribuciones del 16%; El Salvador, del 13%; Uruguay, del 15%; Bolivia, del 12,21%; Perú, del 12,6%; República Dominicana, del 9,5%; y Costa Rica, del 4,25%, de acuerdo con estadísticas de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos Pensiones.

Por su parte, la Consar advierte de la importancia de mejorar la tasa de aportación, ya que esta impulsará que los mexicanos tengan mayor monto de pensión, y promueve el ahorro voluntario para que la cantidad acumulada para el retiro sea alta, ya que actualmente se estima que la pensión que recibirá cada trabajador a la hora de su jubilación será en torno al 25%-30% de su último salario.

Las aportaciones individuales del sistema de pensiones mexicano se sitúan en 10.994 millones (847 millones de dólares), con unos recursos administrados por las Afores de aproximadamente 1.800 millones (138 millones), que concentran las aportaciones obligatorias, voluntarias y rendimientos por la inversión de los recursos.