Es una de las medidas contempladas en el Real Decreto-Ley 2/2013, de 1 de febrero, de medidas urgentes en el sistema eléctrico y en el sector financiero, aprobado por el Gobierno el viernes y que, en materia de seguros, contempla también que, a efectos del margen de solvencia, no se computarán las plusvalías o minusvalías no realizadas, contabilizadas o no, derivadas de estos activos de la Sareb.

La medida fija que estos activos se valorarán por su coste o coste amortizado, tal y como se define en el Plan de Contabilidad de Entidades Aseguradoras.

Se estima en unos 110 millones de euros el dinero que han invertido las aseguradoras en el llamado ‘banco malo’. MAPFRE aporta 50 millones; MUTUA MADRILEÑA otros 30 millones; CATALANA OCCIDENTE cifra en 15 millones su inversión; AXA en 10 millones; y PELAYO y ASISA aportarán uno 3 millones cada una. Otras entidades, como es el caso de SANTALUCÍA, han transmitido recientemente su interés por invertir en Sareb pero estaban a la espera de que se aclarase la forma definitiva que tendrán los instrumentos de participación para las compañías de seguros.

COMPARTIR