La subgerente general del BSE, Graciela Vidal, afirmó que estos pueden ser datos no definitivos porque en “los reclamos por SOA tienen un tiempo de prescripción de dos años desde la fecha de ocurrencia del siniestro, y en muchísimos casos –por temas de documentación, consolidación de daños personales, entre otros–, las reclamaciones se presentan al límite de la fecha legal”.

El incremento de la siniestralidad en las motocicletas también “preocupa” a las aseguradoras privadas. El secretario ejecutivo de la Asociación de Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea), Mauricio Castellano, dijo a El Observador que esta tendencia preocupa: “El talón de Aquiles que tenemos es la fiscalización y ahí no se avanzó mucho”, reconoció el funcionario. Algo similar ocurre con la inspección técnica vehicular. Actualmente, las intendencias de todo el país no están fiscalizando en las motos y autos si los mismos circulan con la cobertura del SOA tal cual lo marca la ley.

El Poder Ejecutivo estuvo trabajando con las aseguradoras y las intendencias la posibilidad de crear un registro único de motocicletas para tener un control más estricto sobre la circulación de estos vehículos pero luego quedó por el camino.

En concreto, los datos de nuevas pólizas de SOA en motos han caído en los últimos años según los datos del BSE. En 2013 se celebraron 67.836 nuevo contratos bajo esta modalidad de seguro, por debajo de los 73.349 contratos de 2012 y el pico de 103.726 de 2009 cuando comenzó a regir la obligatoriedad del SOA. Hasta la primera semana de enero de este año el BSE tenía registrados 419.664 contratos de SOA con motocicletas