Durante el verano de 2015 (meses de julio y agosto) se realizaron más de 129.800 asistencias en carretera, muchas veces derivados por problemas mecánicos relacionados con la temperatura. En este sentido, los desplazamientos estivales muestran otro tipo de averías menos frecuentes durante el resto del año, como fueron los errores en el repostaje (986 casos en estos dos meses), perder la llave de seguridad de las tuercas de las ruedas (160 casos), olvidar las llaves en el maletero (220 casos) o en el interior del coche (2.200 asistencias).

En lo que va de 2016, el análisis de los cinco primeros meses muestra un aumento del 12,5% de las averías mecánicas, “consolidando una tendencia que se viene observando en los últimos años. Un correcto mantenimiento y una revisión, reducirían el riesgo de sufrir un desfallecimiento mecánico”, señala el club.

Noticias relacionadas

El verano, periodo en el que más aumenta la asistencia en carretera