El informe, recogido por varios medios de comunicación, detalla que los siniestros reportados provinieron de Aguascalientes, Baja California, Chiapas, Chihuahua, D.F, Edo. México, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz. En concreto, la AMIS subrayó que en la Ciudad de México fue la zona más dañada, ya que tuvo el 72% de los daños.

“El proceso de recopilación de información de los bienes afectados por el sismo más fuerte de este año aún continúa, y ya se tiene contabilizado el 94,10% de los datos proporcionados por las compañías de seguros asociadas a la AMIS”, puntualizó el organismo. En concreto, según los siniestros reportados, un 52% correspondieron a casa habitación (media y residencial), un 17% a casa habitación (vivienda popular), un 6% a las oficinas públicas y un 10% a otros.

Asimismo, la AMIS destaca que los más costosos fueron la industria química con un 35%; Hospitales, clínicas y consultorios públicos que suponen un 33%; casa habitación (media y residencial) con un 10%, y por último, escuelas privadas y tiendas de autoservicio con un 3%, respectivamente. Aún así, la AMIS recordó que el terremoto de 1985 sigue siendo el desastre natural más costoso, ya que el sector asegurador pagó 440 millones de dólares por aquel siniestro.

COMPARTIR