Para Camposano cuando se desarrolló el sistema previsional todas las imposiciones eran de cargo del trabajador. “Eso tiene un efecto importante, porque permite que las personas se den cuenta de los costos que significa esto (...) Es lo mismo que pasa con el impuesto del IVA en Chile en comparación con EEUU. En Chile sería positivo que los precios obligatoriamente fueran sin IVA y, cuando se va a pagar se cobre el impuesto. Con eso las personas se dan cuenta de lo que se está pagando en impuesto y, por lo tanto, esa obligación después se traduce en un derecho. Ese concepto en el sistema previsional me parece positivo. Me parece positivo que las imposiciones sean de cargo del trabajador como se hizo originalmente. De todas formas, hay que entender que en el mundo real, sería difícil sacar una ley que le disminuya un 3% del salario a todos los trabajadores afiliados a una AFP”.

En cuanto al aumento de la edad de jubilación, explicó que “es una discusión con poco sentido, honestamente, porque el sistema previsional en Chile permite que las personas jubilen a la edad que quieran. De hecho, el promedio de edad en que se están jubilando las mujeres y hombres es sobre los 65 años y 60 años. ¿Por qué hay que entrar en una discusión de obligatoriedad? Eso era en el sistema antiguo, porque era de reparto. En el sistema actual la pensión depende del esfuerzo, del ahorro, entonces, yo decido cuándo jubilo. Lo que sí es que hay que buscar mecanismos para incentivar el trabajo de las personas que están sobre los 55 años”. “El cambio – añadió- de la longevidad tiene efectos muy grandes en la sociedad y, que no tiene que ver sólo con el sistema previsional”.

EL MERCADO CRECERÁ ENTRE UN 9 Y 10% EL PRÓXIMO AÑO

Sobre la desaceleración económica que vive el país, explicó que “tenemos una leve desaceleración en Chile y el mundo, producto de la caída en los precios de los commodities, pero seguimos con tasas de crecimiento importantes como país. Probablemente, el tema que más impacte a la industria, por el tipo de negocio, tiene que ver con la baja de la tasa de interés mundial. En situaciones económicas en que la tasa está baja como la que estamos viviendo hoy, las compañías tienen que esforzarse mucho más en los aspectos técnicos, por lo tanto, el manejo de la siniestralidad y de los gastos de administración pasan a ser un ítem relevante para el efecto de tener las rentabilidades sobre el patrimonio que los accionistas quieren”.

Sin embargo, como explicó Camposano, “la industria históricamente ha crecido dos veces lo que crece el PIB, por lo tanto, estimamos que la industria debería crecer entre 9% y 10% en el próximo año. Y este año la industria podría cerrar en 6,5%”.

Actualmente las aseguradoras deben hacer frente a numerosos riesgos, entre ellos, “el segundo gran riesgo tiene que ver con las discusiones de Capital Basado en Riesgo (CBR), en términos de que efectivamente se defina una norma que no signifique incrementos de capital para la industria, que ha demostrado en 160 años cumplir siempre sus obligaciones, que el patrimonio ha sido suficiente, que nunca ha quebrado una compañía por problemas patrimoniales. Entonces, el hecho de cambiar el sistema en la forma en que se calcula el capital a un sistema basado en riesgo no necesariamente tiene que significar un incremento del capital. Eso es algo que está latente y en discusión y, es parte de la agenda cuando vemos los temas que nos preocupan”.