El programa consta de dos partes: una primera en la que se identifica, selecciona y entrena a un equipo de primeros auxilios, en particular de la industria británica de la construcción y de la ingeniería y de los principales organismos humanitarios, para que puedan desplegarse rápidamente en futuras zonas de catástrofes urbanas. La segunda, dotará a trabajadores de ONG existentes en todo el mundo de soluciones más prácticas para los desafíos que se produzcan tanto en el terreno de las zonas urbanas como rurales. Se entrenará a más de 1.000 empleados en todos los aspectos relativos a dar una respuesta a las catástrofes, incluyendo preparación ante catástrofes, gestión de proyectos y logística.

"Durante 325 años, LLOYD´S ha estado ayudando a empresas y comunidades a recuperarse después de una catástrofe. Con la continua urbanización aumenta el impacto y la complejidad de las catástrofes, esta nueva colaboración con RedR permitirá a los expertos sobre el terreno responder de una manera más rápida y efectiva", afirma Iain Webb-Wilson, presidente de Lloyd’s Charities Trust. Martin McCann, CEO de RedR indica que "esta alianza combina la experiencia y el compromiso de los sectores privado y benéfico. Es una valiosísima puesta en común de información y transferencia de conocimientos. Juntos, podemos marcar la diferencia a nivel mundial".

DESAFÍOS DE LA URBANIZACIÓN

"La nueva asociación se produce en un momento en que la creciente urbanización plantea grandes desafíos a las empresas y a las comunidades en todo el mundo", indica LLOYD´S en su comunicado. Según RedR, cada semana un millón de personas se trasladan desde las zonas rurales a las ciudades, instalándose, por lo general, la mayoría de los inmigrantes que llegan a una gran ciudad, en barrios pobres. "Estos asentamientos no planificados y construidos al azar dentro de las ciudades se sitúan, a menudo, en áreas proclives a deslizamientos de tierra, inundaciones, actividades sísmicas o accidentes industriales. Y, por supuesto, cuando ocurre una catástrofe es inevitable que tenga mayor impacto en áreas donde existe hacinamiento, los servicios son limitados y los estándares de construcción son bajos", se indica.

Kurt Karl, jefe de investigación económica y consultoría de SWISS RE, ha pronosticado que en el año 2025 ocho de cada diez megaciudades del mundo estarán en los mercados emergentes. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones humanitarias aún no están equipadas para hacer frente a las catástrofes en zonas muy urbanizadas y densamente pobladas.