ACCESO AL 'LLOYD'S RISK INDEX 2013' [PDF. Inglés]

Este trabajo, publicado por primera vez en 2009 y realizado en colaboración con Ipsos MORI, revela que la incertidumbre por la elevada presión fiscal entre los líderes empresariales europeos ha subido cinco puestos en el ranking, desde el sexto puesto que ocupaba hace dos años. La pérdida de clientes sigue ocupando un puesto importante en las agendas de los directivos, figurando como el segundo riesgo más importante.

Es de destacar, además, que la carga de la interferencia regulatoria se ha convertido en una de las mayores preocupaciones para las empresas europeas, de forma que los cambios continuos en la legislación se colocan en el tercer lugar de la clasificación, mientras que la regulación excesivamente estricta pasa al quinto mayor riesgo en la clasificación actual, cuando en 2011 se situaba en novena posición.

Completa el ‘top 5’ de riesgos principales en 2013 los costes y disponibilidad del crédito (sin cambios respecto al 4º puesto que ocupa en 2011) y la regulación excesivamente estricta (9ª posición en 2011).

LA AMENAZA DEL CORTOPLACISMO

En respuesta a estos resultados, Richard Ward, CEO de LLOYD’S, alerta sobre el peligro de centrarse en los problemas más inmediatos a costa de dejar de lado las decisiones estratégicas a largo plazo, ya que ello podría dejar a las empresas europeas en una situación de sobre exposición a futuros retos empresariales. “Con los impuestos de sociedades en el punto de mira y su posible modificación en la agenda política, es normal que los directivos se muestren preocupados. Aun así, el peligro está en centrarse excesivamente en los problemas operativos a corto plazo olvidándose de las importantes decisiones estratégicas que hasta ahora han venido adoptando los directivos”, apunta.

“A la vista de los plazos –previsiblemente más largos de lo esperado- para la recuperación económica global, el enfoque en la sostenibilidad a largo plazo y la gestión efectiva del riesgo debería de ser la prioridad para todos los Consejos de Administración”, aconseja Ward.

ENFOQUE HACIA EL RIESGO

‘Risk Index’ pone de manifiesto asimismo cómo ha cambiado en los últimos años la relación existente entre el estado de preparación y la priorización de los riesgos, así como la diversidad de enfoques entre las empresas de mayor y menor tamaño. En los últimos 5 años, los directivos han desarrollado un enfoque más sofisticado y proporcionado de la gestión del riesgo. En 2013, entre los 50 riesgos clave, aquellos más prioritarios también han tenido mayores puntuaciones en cuanto a conocimiento y preparación, mientras que los riesgos menos prioritarios también son los de menor puntuación en cuanto a conocimiento y preparación.

Además, se observa que, en 2013, el tamaño de la empresa es el mayor diferenciador en cuanto a la gestión y percepción del riesgo. En 2009 las grandes y pequeñas empresas tenían una visión comparable en prioridad y conocimiento en todas las categorías de riesgo que en 2013. Ahora, las empresas más pequeñas conceden a los riesgos menor prioridad (10% por debajo de la media) que las grandes empresas (8% por encima de la media).