Esta información, se explica desde la compañía, se remite en forma de un “certificado” personalizado y firmado por el director de Gestión de Siniestros, que incluye toda la información disponible sobre la procedencia, la cantidad de recambios utilizados y el coste total de cada uno de ellos.

La entidad detalla que “sólo existe una condición para obtener esta certificación: que el cliente utilice la amplia red de talleres colaboradores de la compañía, dotados de los más altos niveles de calidad y servicio”. Sin embargo, añade, “esta política de calidad no cierra la puerta a la flexibilidad”, ya que “bajo petición expresa del cliente, la compañía podrá seguir utilizando piezas homologadas de segundas marcas en la reparación de los coches que han sufrido un siniestro total reparable, siempre con el objetivo de poder arreglar el vehículo”.

En la misma situación, precisa, “se encuentran los coches antiguos sin piezas de repuesto disponibles, casos en los que la compañía propondrá al propietario utilizar piezas de segundas marcas cuando sea imposible encontrar las originales”.

Noticias relacionadas

LÍNEA DIRECTA gana 45,6 millones en el primer semestre, un 4% menos

LÍNEA DIRECTA incorpora nuevas funcionalidades a su app 'En Ruta'