“Estos sistemas complementarios, de los que existen ejemplos en diferentes países, pueden ser privados, pero también públicos”, apostilló durante su comparecencia ante la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados.

Linde planteó estas medidas dado que, a largo plazo, “puede ser limitado el potencial del sistema de reparto para asegurar a la población jubilada unos estándares de vida en consonancia con los niveles de renta alcanzados en su vida activa”.

Apuntó, en todo caso, que “nuestro actual sistema de pensiones de la Seguridad Social es contributivo y de reparto y necesariamente tendrá que seguir teniendo este carácter”.