Así, el cliente puede dejar el coche averiado, llevarse uno de sustitución mientras la aseguradora se encarga del traslado del vehículo a un taller de su Red de Confianza y recogerlo una vez reparado, sin necesidad de acudir al taller. Además, la compañía, que pretende extender el programa a lo largo de este año a otros puntos del país, puede hacer la entrega del vehículo en el lugar en el que quiera el asegurado, siempre que esté dentro de un radio de 20 kilómetros desde su punto de recepción.

Gracias a este ‘Punto de Recepción’, LIBERTY SEGUROS reducirá los plazos de reparación y ofrecerá ventajas adicionales como el lavado interior del vehículo, el chequeo gratuito de seguridad de 20 puntos, la revisión gratuita de los niveles, la ITV gratuita cuando las grandes reparaciones lo requieran y un 7% de descuento en reparaciones particulares, entre otras. Para María Eugenia Muguerza, directora de Servicio al Cliente, se trata de una iniciativa “para facilitar la vida a nuestros clientes que, en este caso, pueden despreocuparse de los trámites con el taller y conseguir un vehículo de cortesía en el mismo momento en el que dejan el suyo”.