Esta jornada ha permitido a sus empleados llevar a sus hijos a las oficinas en un día laborable en el que los niños no tienen colegio por las vacaciones de Carnaval.

Un total de 20 niños han podido entablar relación entre ellos y divertirse a través del desarrollo de distintas actividades lúdicas e inspiradas en el trabajo de sus padres. Según explican desde la compañía, “dentro de las actividades desarrolladas, algunas estaban relacionadas con el sector de los seguros, e iban desde juegos variados, pasando por cuentacuentos, pintacaras y confección de disfraces y, para finalizar el día, se realizó un desfile en el que los padres también participaron”.

COMPARTIR