América Latina crece a un ritmo superior al global, según los datos facilitados por Walter Ringwald, jefe de Finanzas Corporativas para la región del banco francés BNP Paribas, Latinoamérica crecerá en promedio un 3,8% entre 2010 y 2015, con una inflación relativamente controlada. Esto hace que “cuando se compara con el resto del mundo, América Latina es una de las dos regiones más atractivas”.

Algunos países seguirán creciendo a tasas incluso superiores. Para Panamá se pronostica un 7,8% de crecimiento promedio en el quinquenio; para Perú, un 5,7%. Varios países han logrado un grado de inversión en los últimos años y se espera que algún otro país alcance esta meta próximamente, en una tendencia inversa a la que se vive en Europa. “Allí la pregunta es quién mantendrá el grado de inversión en los próximos años”, subrayó Ringwald, en información de ‘La Prensa’.

La consideración de riesgo se ha revertido. Las primas que pagan los países de América Latina son más bajas que las de algunos países europeos. Según los expertos, la crisis que padece Europa ya se vivió a este lado del charco hace años y, por lo tanto, “Europa debe aprender de América Latina”.

LA ESTABILIDAD ECONÓMICA AYUDA A CONSUMIR MÁS SEGUROS

Para el empresario panameño Stanley Motta, una de las claves del crecimiento regional es que después de muchos años “sabemos cuáles son nuestros problemas” y los países tienen una agenda más o menos similar, en la que se encuentra la creación de empleo, la educación, la salud, el transporte, la vivienda y la seguridad. Estabilidad y dinamismo económico están elevando el poder adquisitivo de una población que consume más productos y servicios y, en consecuencia, demanda más seguros.

Thais Kirschner, vicepresidente de Operaciones de LIBERTY Latinoamérica, matizó que el mercado regional de seguros ha crecido en promedio un 16% por año. “Si esta tendencia continúa, estimamos que en los próximos cinco años doblará de tamaño aumentando su participación promedio en la economía de la región”, dijo la ejecutiva.

No obstante, para Sergio Pérez Montoya, vicepresidente de la junta directiva de Suramericana, cada vez más compañías están viendo a América Latina como un mercado interesante para diversificarse, lo que está elevando la competencia. Esto, a su vez, va a presionar a los actores de la industria a innovar en los productos.

“No nos debemos dormir en los laureles. Hoy las circunstancias mundiales nos ponen en un lugar atractivo, pero ¿cómo nos vamos a sostener?”, se planteó el ejecutivo. La respuesta, según el propio Montoya, está en alcanzar estándares internacionales, crecer sin propiciar una guerra de tarifas, mejorar la eficiencia operativa y la tecnología y ser innovadores en los productos y los canales para llegar a los clientes, a quienes, aseguró, “debemos conocer más”.

COMPARTIR