"El mercado se está adaptando a las lecciones aprendidas a raíz de los acontecimientos sufridos entre 2010 y el pasado año, en particular en relación con los nuevos valores asegurados que se encuentran expuestos a las catástrofes en las diferentes regiones del mundo y que han sido modeladas en torno a los terremotos e inundaciones sufridas, así como a las crecientes preocupaciones acerca del cambiante clima", subrayó Few durante su intervención, agregando que el aumento de los precios fueron más notables en las líneas de daños y accidentes.

Para el CEO de ASPEN RE el precio del reaseguro también se verá alterado por otros factores como los bajos ingresos en las inversiones y un exceso en la capacidad del mercado asegurador primario. "Está surgiendo en EE.UU. la creencia de que la combinación de pérdidas récord derivadas de las catástrofes, unos rendimientos de inversión históricamente bajos y los niveles actuales de tasas más blandas que se mantiene todavía en la parte más baja del mercado es demasiado para soportar, lo que revela algunas atractivas oportunidades", apuntó.

Por otra parte, el aumento de los daños causados por Sandy ha impulsado a la industria a incrementar sus actividades de investigación y desarrollo para ayudar a sus suscriptores a dar una mejor comprensión de los riesgos “Esto se ha puesto de manifiesto en la compra y en que los diferentes modelos sólo puede ofrecer una orientación de aseguramiento limitado", explicó. "Por eso en ASPEN RE apostamos, desde los últimos años, por un aumento de la inversión en la comprensión de los riesgos naturales, así como en la garantía de que los descubrimientos científicos pueden informar y cambiar nuestras decisiones de suscripción", concluyó.

COMPARTIR