Así de contundente y clara finalizó su ponencia la presidenta de UNESPA, Pilar González de Frutos, en una nueva edición, y van 25, de la jornada que AXA y El nuevo lunes organizaron ayer en Madrid, para analizar la actualidad de las pensiones, en esta edición bajo el título: ‘El papel del sector complementario de pensiones y la necesaria sostenibilidad del sistema público’.

ELECCIÓN EN LA ENCRUCIJADA

González de Frutos también enfatizó que estamos en un momento clave, “encrucijada” la llamó, “para hacer las cosas bien, tarde pero bien, y no seguir castigando a nuestros futuros pensionistas”. “Ha llegado el momento de hablar de verdad de la Previsión Complementaria”, y se preguntó si reparto y capitalización son una dicotomía excluyente, o si esta es una historia de buenos y malos donde hay que elegir a un bando y olvidarse del otro. Y volvió a cuestionarse que por qué nosotros tenemos que cobrar una pensión cuando nuestros vecinos perciben dos o incluso tres.

En otro orden de cosas, la presidenta de UNESPA propuso que para tomar más en serio las pensiones, la Secretaría de Estado de la Seguridad Social se convierta en un organismo autónomo, algo parecido al Banco de España. Quiso puntualizar también que “el principal problema del Pacto de Toledo ha sido confundir el concepto de ‘el mayor consenso posible’ con el de un ‘consenso total’. Las reformas que placen a todos no son reformas, son parches”, aseguró.

Posteriormente, Mariano Rabadán, presidente de Inverco, señaló que en España quienes ahorran son las personas de mayor edad, e indicó que “se trata de racionalizar el sistema, no privatizarlo”.

En esta mesa de debate también habló el subdirector general de Planes y Fondos de Pensiones de la DGSFP, José Antonio de Paz, que repasó los trabajos que se están llevando a cabo en los procesos normativos a nivel europeo centrados en la mejora del registro de partícipes, entidades gestoras, inversión, comercialización o aclaración de las movilizaciones, entre otros elementos.

Por su parte, el subdirector general de Tributaciones y Operaciones Financieras, Francisco Fernández Monje, explicó que se tienen que dar cinco equilibrios necesarios para una adecuada fiscalidad de la Previsión Social Complementaria: que complemente al sistema público; que valore los muchos productos existentes; que esté dentro de una coyuntura presupuestaria; que revise lo que se hace en otros países; y que sea de fácil aplicación.

UN PRIMER PASO, PERO NO DEFINITIVO

La segunda mesa del día la formaron tres representantes del Comité de Expertos para el estudio del factor de sostenibilidad de las pensiones. El primero en hablar fue Ignacio Conde-Ruiz, investigador de Fedea, quien explicó que el objetivo era preservar el sistema público de pensiones y hacerlo equilibrado. Matizó que tan solo se ha colocado una restricción presupuestaria y que “sino se hace nada más habrá que entender que se irá perdiendo nivel adquisitivo”.

Por su parte, Enrique Devesa, profesor titular de la Universidad de Valencia, detalló el Factor de Equidad Intergeneracional (FEI), mientras que la explicación del Factor de Revalorización Anual (FRA) correspondió a Rafael Doménech, economista de BBVA Research.

Los tres expertos coincidieron que se sienten contentos de que el Gobierno haya incluido sus propuestas; aun así, matizan que estas únicamente garantizan la sostenibilidad, y ahora hay que adoptar medidas que garanticen la equidad, suficiencia y eficiencia. Matizaron que son dos debates paralelos que no deben mezclarse.

DISCREPANCIAS ANTE LA PROPUESTA DEL GOBIERNO

Cerró la jornada una mesa con presentantes de políticos. En primer lugar, Carles Campuzano (CiU) señaló que la propuesta del Gobierno genera desconfianza porque no se ha aplicado en ningún otro lugar. Además, calificó la fórmula de injusta y que implicará un aumento de la pobreza.

Gaspar Llamazares (IU) criticó en primer lugar el momento de la reforma y señaló que el Estado del Bienestar ya no existe y que cada vez es más el ‘Estado del malestar’. Se mostró contrario a los estudios en base de prospecciones demográficas, puesto que vienen fallando desde los años 80, e indicó que la reforma que se quiere realizar tiene consecuencias económicas para hoy: genera desconfianza y en estos momentos de crisis la demanda la conforman los pensionistas.

Magdalena Valerio (PSOE) criticó en primer lugar la falta de debate político, así como el mal momento para implementar el Factor de Sostenibilidad, y justificó la enmienda a la totalidad de su grupo porque “quiebra el sistema constitucional”. Además considera que el sistema español tiene un problema de ingresos, no de gastos, agravado en parte por la reforma laboral y la aparición de salarios mucho más bajos.

Por último, Pablo García (PP) aseguró que al Gobierno solo le mueve en esta reforma crear un sistema “fuerte y solvente”. Repasó algunos pasos dados por el Ejecutivo para conseguirlo, como la separación de fuentes de financiación de las pensiones contributivas y no contributivas, la contratación de tiempo parcial o el fomento de la competitividad, y calificó de positivo la subida siempre del 0,25% de las pensiones independientemente de la situación económica, de manera que estas nunca más se vuelvan a congelarse.