Según el artículo 49 de la reforma, “los planes de medicina prepagada y complementarios, las pólizas de seguros de cirugía y hospitalización, pólizas de seguros de servicios de salud y en general los planes adicionales tendrán un IVA del 5%”. Jaime Arias Ramírez, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi) explicó que las tarifas para la medicina prepagada no son reguladas por el Gobierno sino por las mismas compañías dentro de un mercado de libre competencia.

El reajuste del costo del servicio depende de factores como la inflación (el año pasado fue del 2,44%), la siniestralidad y la rentabilidad. Esto ha llevado a que los incrementos anunciados por las firmas prestadoras del servicio oscilen entre un 5% y un 8%. “El aumento, sumado a las compañías prestadoras del servicio, es bajo”, manifestó Arias.

De acuerdo con los cálculos de Acemi, cerca de 2,27 millones de personas en el país cuentan con planes voluntarios de salud (medicina prepagada, complementarios, servicios de ambulancia y seguros).