“La industria del Seguro es muy madura, muy sólida, pero les cuesta mucho innovar; las estructuras son rígidas y muchas veces no se adaptan a la velocidad a la que se mueven las cosas. Lo que demandamos es un poco de cintura. Sabemos que esto no se va a conseguir en dos días, pero no nos podemos quedar callados ante esta situación”, indica.

Reconoce, por otro lado, que “llevamos varios años de mercado blando” y exceso de capacidad “para cualquier riesgo. “Pero como gerente de riesgos, nuestras preocupaciones van por otro lado porque, al final, lo que tenemos que demostrar a nuestros Consejos de Administración es que todos podemos dormir tranquilos y que nuestros riesgos están cubiertos, financiados y transferidos con un nivel de confort muy alto”. Y en esta labor, “el bróker ha evolucionado mucho” y se ha dado cuenta “de nuestras necesidades antes que los aseguradores”. “Está más de nuestro lado ahora”, y remarca: “Ahora, el bróker ha pasado a ser más global”.

San Millán también apunta, asimismo, que el mercado de seguros de riesgos industriales está “muy sano”, y “no para de entrar capital a los reaseguradores”. “Es un mercado atractivo” y los principales retos están resueltos: dar capacidad, no hay riesgos de los tradicionales, que no se puedan asegurar, hay soluciones para todo y el mercado sigue bastante blando, con precios en niveles atractivos y, añade, que el sector ha bandeado estupendamente la crisis. “No ha habido crisis como tal, de lo cual me congratulo”.

Conozca 'Actualidad Aseguradora' y el resto de publicaciones de INESE.