Cristina Mihai, responsables de Asuntos Internacionales e Inversiones en Insurance Europe, comenta: “Si bien los países pueden creer que el proteccionismo permitirá a sus actores en el mercado interno crecer, en realidad se pone en peligro sus economías globales. Esto se debe a que, cuando se produce un evento de pérdida significativa, el coste tendrá que ser soportado exclusivamente por el mercado nacional, en lugar de extenderse a lo largo del mercado internacional”.

Por otra parte, además de capital, las entidades extranjeras aportarán su experiencia operativa, habilidades y disciplina en la suscripción, así como acceso a una gama más amplia de productos, una fuerte cultura de gestión del riesgo, evolución tecnológica y formación, todo lo cual puede beneficiar a otras empresas y sectores.

Mihai concluye: “La limitación del acceso de entidades extranjeras podrían afectar a la capacidad para gestionar la exposición al riesgo. Esto conllevaría aumentar los costes tanto para las aseguradoras como para los clientes. Tal medida también daría lugar a una acumulación de riesgos por parte de las aseguradoras locales, con menos oportunidades interesantes de cesión de riesgos, por lo tanto potencialmente comprometen su desempeño técnico”.

Noticias relacionadas

Las reaseguradoras advierten de los riesgos de la regulación proteccionista de Brasil

COMPARTIR