FERMA, como expresa en el documento, cree que la exención de la aplicación de las normas de competencia de la UE en materia de coaseguro proporciona más beneficios para el mercado que dudas. “El mercado asegurador desempeña un papel fundamental en la cobertura de los riesgos industriales. Por lo tanto, nos preocupa que cualquier restricción al funcionamiento del mercado reduzca su capacidad en perjuicio de los compradores de seguros. Estas preocupaciones son compartidas por el propio mercado de seguros”, se indica desde la Federación.

Defiende que las prácticas de coaseguro son una parte del funcionamiento básico del mercado de seguros en Europa, tanto en Europa Continental como en el mercado de Londres. “Son la única manera de encontrar la gran capacidad financiera necesaria en el sector y ya que los actores individuales del mercado no podrían satisfacer estas necesidades por sí mismos”, se indica. FERMA reivindica que ya que se ha probado que este sistema ha funcionado correctamente y ha demostrado sus beneficios, por lo que “no debería ser obstaculizado su funcionamiento, sino más bien, permitirse y dejar que continúe”.