La reducción puede llegar al 25% en el año 2035, respecto a las cifras de 2015, según concretó Christoph Lauterwasser, director del Centro de Tecnología de ALLIANZ durante el Best of Belron.

La disminución de los accidentes será progresiva y dependerá de la popularización de los sistemas en el parque de vehículos y del conocimiento que los usuarios tienen de ellos. En el año 2021, se reducirán en un 5%, y antes de la llegada del 2025 ya se alcanzará un porcentaje de reducción del 10; en el año 2028 se alanzará el 15%, y en el 2021 se habrán reducido en un 20% las reclamaciones a los seguros por siniestros de automóvil.

Según explican desde Carglass, la mayor parte de esta reducción de la siniestralidad será gracias a dos de las ayudas englobadas en los sistemas ADAS: el frenado autónomo de emergencia (un 40%) y los asistentes de aparcamiento (otro 40%). El tercer sistema que más reducción de siniestros aportará son los asistentes de cambio y mantenimiento de carril, con un 10% del total en el año 2035. Gracias a ellos, se evitarán muchas colisiones en vías rápidas por maniobras de cambio de carril son señalizar. El 10% restante se reparte entre el control de crucero activo y el reconocimiento de peatones.