Según detalla la aseguradora de Crédito, se espera que Reino Unido aplique después de septiembre el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, que establecería un plazo de dos años para las negociaciones de retirada. Aunque la salida de Gran Bretaña de la UE requeriría la revocación de legislación como la Ley de las Comunidades Europeas, David Cameron ha prometido considerar el referéndum vinculante. Sin embargo, el calendario de la notificación oficial sigue siendo incierto ya que Cameron eligió dejarlo en manos de su sucesor.

El proceso de retirada incluye un período de negociación de dos años, que empezará a contar en la fecha de la notificación oficial. Si nos regimos por la experiencia, el plazo es ambicioso. Por ejemplo, cuando Suiza rechazó ser miembro del EEE, en 1992, las negociaciones sobre acuerdos bilaterales con la UE se prolongaron durante cinco años. Se necesitaron otros tres para que estos entraran en vigor. El acuerdo comercial completo concluyó en 2010.

Así, detalla la compañía, "un acuerdo transitorio entre Reino Unido y la UE podría estar sobre la mesa. El proceso de salida podría estar definido. Sin embargo, la base de la nueva relación con la UE no lo está. Los términos comerciales y el entorno regulador podrían tener que negociarse en paralelo".