Además de las primas hubo dos aspectos que ayudaron al buen resultado económico. Por un lado, los buenos datos de las inversiones que se llevaron a cabo y, por el otro, la mejora de la siniestralidad. Las aseguradoras tuvieron que hacer frente a 1,8 billones de pesos (984,6 millones de dólares) de reclamaciones de asegurados, principalmente provenientes de reclamaciones de seguros de riesgos laborales, automóviles y seguro previsional.

VIDA MEJORA, AUTOS CAE

Respecto a los ramos del seguro, el informe de FASECOLDA destaca Vida con unas primas que ascendieron a 1,1 billones de pesos (601,7 millones de dólares) y un aumento del 10% respecto a 2012. Este aumento se basa principalmente por “el comportamiento del ramo de vida grupo, el cual se vio influenciado por el aumento de la cartera de vivienda y la cartera de consumo”, señala la Federación. En el informe también se destaca los “seguros de salud y accidentes personales que contribuyeron con el resultado al crecer 14 % y 13 %, respectivamente”.

Otro ramo positivo fue el de Seguro Social con un crecimiento del 13%, gracias al mayor número de cotizantes al Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS), la tasa del seguro provisional y al aumento del salario base de cotización. Las Rentas Vitalicias también tuvieron un buen comportamiento debido a las rentas de invalidez y sobrevivencia.

Por el contrario, el ramo de Autos presentó una importante desaceleración en este periodo. Se debe principalmente a la caída del 23% en la venta de autos y el menor valor medio de las primas. No obstante las primas crecieron un 5%. Respecto al SOAT, sus primas sumaron 351.000 millones de pesos (192 millones de dólares) y cuenta con 6,1 millones de asegurados, de los que un 43% son motos.
Otro de los ramos que decrecieron en este periodo fue el de Incendios y Transporte debido a la desaceleración de la economía y la caída de la construcción y la menor movilización de cargas.