Asimismo, se resaltó que las autoridades gubernamentales estiman pérdidas por 75.000 millones de pesos (5.764 millones de dólares), de las cuales el sector asegurador tendrán que pagará un 20%; que serían los 15.000 millones de pesos. “Esto porque en las zonas afectadas no hay mucha penetración del seguro”, explicó Arias.

Recordó que el evento hidrometeorológico más costoso en la historia de las aseguradoras fue el paso del huracán Wilma en 2005 donde las empresas pagaron 2.344 millones de dólares, mientras que el segundo fue Gilberto, en 1997 cuando se erogaron 1.373 millones de dólares. En una conferencia de prensa, el representante de los aseguradores detalló que las empresas esperan culminar el pago de las indemnizaciones de los bienes asegurados afectados en menos de 18 meses, donde destacan viviendas, establecimientos comerciales e infraestructura carretera.

Asimismo, las aseguradoras esperan pagar 150 millones de pesos (11,5 millones de dólares) por autos asegurados dañados; se estima existen alrededor de 4.000 unidades siniestradas. El sector contabilizó 345 reportes de solicitudes de indemnización por daños que representarán 2.400 millones de pesos (184,4 millones de dólares) afectados por Ingrid, y 450 casos por indemnizaciones por 4.400 millones de pesos (338,1 millones de dólares) por Manuel.

LA MAYOR PARTE DE LAS CARRETERAS SIN SEGURO

Por otro lado, se reveló que la red de carreteras que cuenta con un seguro de daños, es la que se encuentra bajo administración privada; todos los caminos que corresponden a la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) no están asegurados. Por ello, será el gobierno quien tenga que asumir el pago de los daños reportados en las carreteras federales que están a cargo de la SCT, destacó Arias Jiménez.

“Desde la administración pasada no se contrata ese seguro, hace varios años se adquirió pero dejaron de hacerlo para racionalizar el presupuesto, nosotros pensamos que es una racionalización mal entendida porque al transferirse esos riesgo a alguna aseguradora, pues no pasa lo que ahora, que los pagos en este rubro representarán una gran cantidad de recursos del Fonden”, explicó.

Hace tiempo este seguro fue licitado pero la convocatoria fue declara desierta debido a que en las condiciones que se presentó no convenció a las aseguradoras. En el caso de la autopista del Sol, al ser privada sí cuenta con un seguro que cubrirá las afectaciones reportadas.

MAPFRE ESTIMA QUE TENDRÁ UNAS PÉRDIDAS DE 4,6 MILLONES DE DÓLARES

Por su parte, la aseguradora MAPFRE ha informado que por estos fenómenos catastróficos se han registrado 400 siniestros, de los cuales 300 corresponden a automóviles. De acuerdo con la aseguradora, las pérdidas aproximadas que pagará serán superiores a 60 millones de pesos (4,6 millones de dólares), principalmente por concepto de pérdida de automóviles.

“A los clientes que tengan su auto asegurado con MAPFRE le estamos ofreciendo un 50% de anticipo del valor de su vehículo sin presentar ninguna documentación únicamente reportando su siniestro a Mapfre informándonos que están dañados por estos fenómenos”, comentó Miguel Ángel Coello, director de Automóviles y Riesgos de la aseguradora en México. También reembolsara los gastos que cubrieron sus clientes para regresar a sus ciudades de origen y lo que desembolsaron para continuar su estancia en los lugares donde quedaron atrapados.