La reaseguradora destaca que después de una “benigna” primera mitad del año, el huracán Sandy  y la sequía en Estados Unidos en el segundo semestre dan lugar a un total de pérdidas económicas de al menos 140.000 millones (106.200 millones de euros). La cifra de pérdidas aseguradas de este 2012, aunque es moderada en comparación con 2011 (ejercicio con unos registros históricos de costes para las industria aseguradora de más de 120.000 millones - 91.000 millones de euros-, debido los terremotos e inundaciones), lo cierto es que está por encima de la media de los últimos 10 años.

Kurt Karl, economista jefe de SWISS RE, destaca que los siniestros relacionados con climatología severa “siguen afectando a muchas partes del mundo” y “aunque el Seguro no puede devolver las vidas perdidas, muchas personas y empresas puedan contar con la ayuda financiera de la cobertura del seguro, como es el caso de Estados Unidos. Sin embargo, en muchas partes del mundo que son propensas a fenómenos meteorológicos severos, las personas y las empresas podría aumentar su preparación frente a estos riesgos mediante la eliminación del infraseguro”.

LOS CINCO EVENTOS MÁS COSTOSOS, EN ESTADOS UNIDOS

Después de dos años en el que una buena parte del grueso de las pérdidas han provenido de terremotos e inundaciones en Asia-Pacífico y América del Sur, este año viene marcado por las grandes pérdidas relacionadas con el clima en Estados Unidos. De hecho, los cinco siniestros con mayor volumen de pérdidas aseguradas se han dado en este país, siendo el huracán Sandy es que ha provocado mayores costes en bienes asegurados; las estimaciones apuntan a unas indemnizaciones para el sector asegurador de entre 20.000 y 25.000 millones (entre 15.170 y 18.960 millones de euros).

SWISS RE cree que el coste derivado de Sandy es relativamente alto a pesar de que el huracán era de menor intensidad en comparación a otros. Esto se debe en parte a las cifras derivadas por las coberturas de interrupción de negocio, que de hecho están dando un alto grado de incertidumbre a las pérdidas estimadas y por lo tanto es demasiado pronto para evaluar el daño global final.

Las pérdidas en la agricultura relacionadas con la sequía es probable que alcancen aproximadamente los 11.000 millones (8.340 millones de euros).