Según el informe se ha registrado un cambio a partir de 2012, donde los mayores eventos mundiales de 2013 se concentran en Europa y Asia, en lugar de en los Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de que sólo el 16% de todas las pérdidas económicas que se producen en los EE.UU., el país representó el 45% de todas las pérdidas aseguradas a nivel mundial debido a su mayor volumen en cuanto a la penetración de los seguros.

Las inundaciones representaron el 35% de todas las pérdidas económicas mundiales durante el año, lo que marcó su porcentaje más alto de pérdidas acumuladas desde 2010. Estos eventos incluyen grandes inundaciones en Europa Central, Indonesia, Filipinas, China y Australia. En contra parte, las sequías contribuyeron con pérdidas por valor de 1.000 millones de dólares (USD) registradas en Brasil, China, Nueva Zelanda y los EE.UU.

Stephen Mildenhall, consejero delegado de AON BENFIELD ANALYTICS, se refirió a 2013 como "un año muy activo para los eventos catastróficos graves, pero que sin embargo, la industria logró esquivar la bala del evento más importante el tifón Haiyan, que demostró la real y potencial destrucción que puede darse a gran escala”. Asimismo, Mildenhall también expuso que los daños asegurados estadounidenses, un 45% del total, “estaban en línea con el 42% de cuota de la prima de Daños a escala global".

LAS INUNDACIONES, EL EVENTO MÁS COSTOSO PARA EL SEGURO

El estudio destaca que el evento más mortífero de 2013 fue el tifón Haiyan que azotó Filipinas en noviembre y dejó a cerca de 8.000 personas muertas o desaparecidas. Por su parte, las inundaciones de mayo y junio de Europa central fueron el único evento más costoso del año, causando una pérdida asegurada de 5.300 millones de dólares y, aproximadamente, 22.000 millones de dólares en pérdidas económicas. La mayor parte de las pérdidas por inundaciones se mantuvieron en Alemania, que también sufrió pérdidas aseguradoras por granizo y registro varios eventos derivados de la tormenta de verano.