En este sentido, apunta que “cada asegurado tiene su propio comportamiento y valora y aprecia distintos elementos de su seguro; además, su percepción va variando conforme varían sus necesidades. Creo que aquí es donde más le queda por avanzar al sector que, si bien ha migrado rápidamente de una visión producto a una visión cliente en los últimos años, tiene mucho camino por delante”.

Por otro lado, cree que el futuro “nos llevará a ver compañías de nicho o de dimensión superior”. “Si conjugamos las necesidades de inversión tecnológica y capital humano, con los requerimientos de capital económico, el resultado no admite dudas. Si además combinamos la situación con la reconversión del sector financiero en nuestro país, creo que es claro que en un plazo relativamente reducido de tiempo asistiremos a un proceso de concentración sectorial relevante”, indica.

Acceso a la revista 'Informa Magazine'

COMPARTIR