Harry Owen presentó un panorama general del crecimiento del mercado de reaseguros en el mundo, especialmente en Estados Unidos. Dijo que el reaseguro está permitiendo la entrada de nuevos inversores y la oportundiad de impulsar el mercado, especialmente para los bonos de catástrofe, que cubre desastres naturales como huracanes y terremotos. “En Brasil, el mercado de bonos de catástrofe es aún incipiente”, afirmó. Owen señaló que el país sufre un poco con los fenómenos climáticos, con los terremotos, huracanes e inundaciones siendo más comunes. Por lo tanto, indicó que desarrollar este mercado será un reto para las empresas.

John Andre, por su parte, ha recordado que este "nuevo dinero " en la industria ha llegado a través de la convergencia del mercado de reaseguros con el mercado de capitales. "En 2011 tuvimos algunos problemas enormes con los desastres. Mejoramos al año siguiente, a pesar de la Supertormenta Sandy, y el año pasado fue genial. Tenemos unos beneficios muy positivos, la industria es cada vez más sofisticada y cada vez está más modelado”.

Para James Wood, parte del capital que está migrando a los bonos de catástrofe proviene de inversores institucionales-personas físicas, fondos de pensiones, fondos de cobertura, capital privado e incluso los inversores que se han interesado en el retorno de este tipo de activos que pueden supera el 8%, y en algunos casos, puede superar el 15%. Wood también mencionó que, a raíz de una serie de entrevistas, se encontró que la mayoría de los ejecutivos financieros de Estados Unidos ya saben los bonos de catástrofe y mostró cierto interés en invertir en el reaseguro de garantía.

La llegada masiva de los inversores en el mercado de capitales de la industria del reaseguro, sobre todo en los bonos de catástrofe, preocupa a Vincent Vandendael. Según el ejecutivo, la entrada favorable de estos inversores en el reaseguro y la caída de los tipos de interés, son condiciones con las que el sector puede invertir, además el sector puede sufrir con la salida de los inversores. "Hemos visto lo que pasó con el sector bancario. Debemos tener cuidado de que no vaya a pasarnos a nosotros".


De izqda. a dcha.: Vicente Vandendael (LLOYD´S), James R. Woods (Mayer Brown LLP), John Andre (AM Best), y Harry Owen (JLT)

PERSPECTIVAS DE GESTIÓN Y DE ACTUACIÓN DE LA AGENCIA BRASILEÑA DE GESTIÓN Y FONDOS DE GARANTÍAS

La Agencia Brasileña de Gestión y Fondos de Garantías (ABGF) participó en el encuentro con una mesa redonda donde también estuvo presente la Secretaría de Hacienda, representada por Dyogo Henrique de Oliveira. En el acto, se recordó el compromiso de la ABGF de no competir con el mercado privado, pero sí de ofrecer la cobertura en zonas donde no hay provisión de seguros para actuar o los que son considerados inapropiados, como los llamados riesgos no controlables.

"La ABGF es necesaria para habilitar ciertas políticas públicas y convertirse en un mecanismo para la gestión de estos riesgos. Al mismo tiempo, es una manera más efectiva de gestionar los fondos públicos que estaban dispersos en varios organismos públicos y ahora bajo el control una sola entidad pública", dijo Dyogo Henrique de Oliveira.

Según explicó el presidente de la ABGF, Marcelo Pinheiro Franco, la idea es que a partir de los riesgos de inflexión o inmanejables, el apalancamiento desempeñe un papel en la inducción del mercado de seguros, tratando de demostrar la viabilidad de algunos de estos nichos actualmente desatendidos. Entre los riesgos incontrolables que protegerá la Agencia citó los riesgos ambientales y sociales, tales como los retrasos en la obtención de permisos ambientales, requisitos anteriores o nuevos a partir de la publicación del anuncio de la obra pública; contra el acto unilateral del gobierno, tales como el incumplimiento de las obligaciones contractuales.