Francisco Sola, autor de la obra e inspector de Seguros del Estado en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, ha destacado durante su intervención el relevante papel que a su juicio desempeñan las normas de conducta de mercado, que “deben trasmitir confianza, favorecer los mecanismos de generación de ahorro y de previsión y reducir el riesgo reputacional de los operadores económicos”.

El trabajo permite anticipar el nuevo marco jurídico que entrará en vigor en 2018 y que estará integrado por la normativa de trasposición al derecho español de la Directiva 2016/97 (sobre la distribución de seguros), así como por el Reglamento 1286/2014, que hace referencia a los documentos de datos vinculados a productos de inversión minorista y a aquellos basados en seguros (Reglamento “PRIIPs”).

Sola también se ha referido a la necesidad de incorporar a la norma nuevos conceptos que “llevarán a las aseguradoras y a los mediadores a establecer una nueva forma de relacionarse con sus clientes”, así como a modificar el ciclo del producto. Ha subrayado, además, la necesidad de establecer mecanismos de estudio que contribuyan a proporcionar eficacia a las normas, ya sea a través de estudios que analicen en profundidad el comportamiento del consumidor, el impacto en los precios, el grado de satisfacción y la innovación financiera, entre otros.