La investigación revela que solo el 51% de los encuestados ha aumentado las inversiones en seguridad para facilitar el cumplimiento de la normativa, a pesar de que una cuarta parte se queja de la “falta de suficiente protección en seguridad TI” (25%) y de una “falta de seguridad de datos eficiente” (24%), como los mayores desafíos para los esfuerzos de cumplimiento. Menos de un tercio (31%) de los encuestados asegura haber invertido en cifrado, a pesar de ser una de las pocas tecnologías nombradas en el GDPR. A su vez, algunas organizaciones han destinado partidas presupuestarias a la Prevención de Pérdida de Datos (33%) o a tecnologías avanzadas diseñadas para detectar intrusos en la red (34%).

Por otro lado, un 25% de las empresas afirma que los recursos limitados son el mayor desafío para el cumplimiento y explican las razones que hay detrás de esta falta de inversión. “El GDPR es claro en cuanto a que las organizaciones deben encontrar tecnologías de última generación para ayudar a repeler las ciberamenazas y mantener seguros los datos y sistemas clave. Es preocupante que los responsables de IT no tengan los fondos o no puedan encontrar las herramientas adecuadas para abordar el cumplimiento”, explica José de la Cruz, director técnico de Trend Micro Iberia. “Las organizaciones necesitan una defensa en profundidad que combine la unión intergeneracional de herramientas y técnicas, desde el endpoint a la red y el entorno de cloud híbrida”, añade.

La compañía ha encuestado a más de 1.000 responsables de la toma de decisiones de empresas con más de 500 empleados en todo el mundo: en Reino Unido, EE.UU., Francia, Italia, España, Países Bajos, Alemania, Polonia, Suecia, Austria y Suiza.