La entrega de coches a particulares retrocedió el mes pasado a 49.000 unidades, la menor cuantía en este mes desde 2014 y la mayor caída interanual (-2,3%) en cualquier mes desde agosto de 2013. Una rebaja que nada tiene que ver con el alza del 7,7% acumulado en todo 2016, en el que se han vendido 501.177 autos a particulares.

El presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, Jaume Roura, ha lamentado la finalización del Plan Pive, pero opina que es aún posible la previsión de venta de 1,1 millones de unidades durante todo el año: "Se ha estabilizado y casi tocado techo" y que las matriculaciones seguirán creciendo en los próximos dos años "pero de manera muy moderada". "El mercado de particulares se resiente por la finalización del PIVE", destaca por su parte Arancha Mur, responsable económica de Anfac, que ha querido matizar el papel "fundamental" que han jugado el plan de ayudas PIVE desde su entrada en vigor en 2012 por su efecto positivo para el medioambiente y la seguridad vial.

Para Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam "si las compras de particulares siguen perdiendo ritmo nos va a costar alcanzar la previsión de 1.150.000 coches vendidos al final del año", por ello solicita un "plan integral del automóvil" que incluya modificaciones fiscales para no penalizar la compra y favorecer a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente, así como planes de incentivo basados en el achatarramiento para retirar de la circulación los coches más antiguos y contaminantes.

COMPARTIR