“En estos tiempos de crecimiento de las insolvencias, crecen también las empresas que valoran el seguro de Crédito como una herramienta de gestión y control del riesgo”, explica el presidente de la asociación, Jim Davidson. Asimismo, añade que “evidentemente esto tiene un efecto positivo en la gestión de efectivo y la continuidad de las empresas aseguradas por nuestros miembros”, lo que refuerza el valor de estos seguros “en un entorno preocupado por el creciente número de quiebras”.

Por otro lado, la inyección económica directa del sector al tejido productivo en 2012 supuso un crecimiento del 12% respecto al año anterior. “Las aseguradoras de Crédito que formamos ICISA hicimos frente casi a 3.000 millones de euros en indemnizaciones a nuestros clientes a lo largo de 2012. Esto demuestra la fortaleza y flexibilidad financiera del sector. Los asegurados recibieron casi 3.000 millones de euros por sus facturas impagadas, lo que les permitió continuar su actividad a pesar de estas pérdidas”, asegura Andreas Tesch, Chief Market Officer de ATRADIUS y vicepresidente de la asociación.

Desde que en 2008 se inició la crisis, existe un entorno de mayor riesgo de impago que se concentra especialmente en Europa; las indemnizaciones del sector han superado los 16.500 millones de euros. El máximo histórico se alcanzó en 2009, con 4.530 millones de euros.