Pero estas compañías ‘líderes’ aún son una minoría de empresas en contraste con aquellas que no consiguen más que beneficios modestos (seguidores) o beneficios insignificantes (rezagados).

El informe ofrece una perspectiva sobre la situación de la transformación digital en todo el mundo y pone de relieve qué es lo que diferencia a los líderes de la transformación digital. Además, examina los nuevos riesgos a los que se enfrentan estas empresas, entre los que se incluyen los relativos a las nuevas tecnologías y el riesgo de disrupción a causa de los competidores que van un paso por delante en este proceso.

Greg Hendrick, presidente de Property & Casualty en la aseguradora, comenta que “como (re)aseguradores, es imprescindible que entendamos cómo el uso de las tecnologías digitales está cambiando la forma de trabajar de nuestros clientes en todos los sectores, así como los riesgos a los que se enfrentan. Estudios como este nos ayudarán a comprender mejor y a mirar hacia delante, de manera que podamos ayudar a nuestros clientes a afrontar estos riesgos y a aprovechar al máximo las ventajas de la transformación digital a lo largo y ancho de su organización”.

Por su parte, Alex Clemente, director ejecutivo de HBR-AS, señala que “en cierto sentido, es lógico que muchas organizaciones comenzaran su transformación digital en los puntos de contacto con sus clientes, puesto que lo que les impulsa es la demanda del cliente. Sin embargo, las empresas líderes saben que las funciones administrativas (como las operaciones generales, la cadena de suministro y la cadena de distribución) son igualmente fundamentales a la hora de aplicar la transformación digital”.

Otras conclusiones del informe

  • Los líderes adelantan con ventaja a los otros dos grupos en términos de resultados: el 73 % afirma haber aumentado sus ingresos, frente al 20% de los seguidores y el 12% de los rezagados.
  • Entre los líderes de la transformación digital, el 68% dice haber mejorado su rentabilidad, frente al 25% de los seguidores y al 14% de los rezagados.
  • Casi el 40% de los encuestados afirma que su actividad principal está expuesta al riesgo de disrupción digital a causa de otras empresas que puedan haber llegado más lejos en la senda de la digitalización, o que tengan reflejos más rápidos.
  • Casi el 50% de los encuestados indica que se quedará por detrás de sus competidores si no consigue hacer mejor los deberes e interconectar digitalmente las distintas partes que componen su negocio.
  • Más del 80% de las empresas afirma que el mayor riesgo que conlleva la digitalización es no apostar por ella.
  • Los sistemas heredados, las operaciones o los sistemas de información desfasados, y las limitaciones presupuestarias son las tres principales dificultades a las que se enfrentan las organizaciones a la hora de impulsar sus capacidades digitales con el fin de mejorar su actividad.

COMPARTIR