En 2015, la industria europea de los seguros tenían casi 9,8 billones de euros invertidos en bonos, acciones de compañías y otros activos, lo que representa un aumento del 1,7% en 2014, según las cifras publicadas ayer por Insurance Europe.

El desarrollo de la cartera de inversiones viene impulsado principalmente por el negocio de Vida, ya que este representa más del 80% del total de las inversiones de la industria aseguradora europea. Por países, los mercados de Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, en conjunto, representan el 70% de todas las inversiones de las aseguradoras de Vida europeas.

La federación destaca que si bien Solvencia II, en teoría, debería dar mayor libertad a las aseguradoras para invertir los activos de manera óptima, entre las entidades surge la incertidumbre de si las medidas basadas en el riesgo aún no reflejan adecuadamente la naturaleza a largo plazo de sus inversiones, por lo que puede exagerar los riesgos y requisitos de capital. Esto, lamenta la organización, hace que sea innecesariamente caro para las aseguradoras invertir de manera correcta en nombre de sus clientes y también puede afectar a su capacidad de proporcionar inversiones a largo plazo y a la estabilidad en la economía europea.

“Solvencia II – indica Michaela Koller, directora general de Insurance Europe- ya es muy conservador. Recientemente se han producido peticiones para que lo sea aún más. Esto limitaría gravemente la capacidad de las aseguradoras para mantener su papel como los más grandes inversores institucionales a largo plazo en Europa. En lugar de ello, las autoridades deben tomar tiempo para evaluar cómo está funcionando Solvencia II y para garantizar que los requisitos de capital realmente coinciden con los riesgos a los que se enfrentan las aseguradoras, para que puedan seguir haciendo importantes inversiones a largo plazo en nuestra economía”.