La cartera de Vida acapara el 55,4% de dicho volumen, el 12,9% corresponde a la inversión de No Vida, un 4,2% a los fondos propios, otros fondos internos un 0,3% y el 27,1% restante lo cubre la cartera general.