Para el máximo responsable del grupo la importancia que está ganando el precio ante las coberturas es una realidad pero en el caso de nuestros país: "Hay un nivel homogéneo y en España es muy bueno, pero dentro de eso hay diferencias que no son fáciles de trasladar al cliente. Hay que demostrarlo día a día, dando servicio, atendiendo al tiempo en el que se solucionan las incidencias. Y hay que atender nuevos riesgos, como los ciberriesgos. Acabamos de sacar una póliza para que las pymes se protejan de los hackers".

Dentro de estos nuevos consumidores hay nuevas marcas y ahí es donde aparece VERTI: "Hemos tratado de adaptarnos. El modelo MAPFRE es muy sólido y se asocia a un servicio supersolvente y de calidad. Hay un nuevo consumidor que quizás no aprecia tanto eso y para él hemos desarrollado la estrategia de VERTI, que es una compañía más desenfada y fresca, que sólo trabaja por internet y teléfono, que ofrece el autoservicio y con ello hemos completado el abanico, ha sido un éxito y lo vamos a exportar a otros países, como EEUU".

Para Huertas algunas claves de la compañía es que "somos capaces de crear empleo indefinido, con un alto nivel de calidad, formación e incluso de retribución. Hay trabajo". Además, también quiso destacar que el mercado de seguros no están tan saturado "quizás en el seguro del automóvil porque es obligatorio y todo el mundo lo tiene. Hay un 50% de hogares en España, más en Andalucía, que no tienen seguro. Hay muchas empresas que tienen necesidad de asegurar, sobre todo ahora en una recuperación económica, en la que están apareciendo además nuevos riesgos. Y sobre todo, la protección de la jubilación, que presenta ciertas incertidumbres en el sistema público".

"En España somos capaces de entender ambas realidades"

Según detalla Huertas el negocio asegurador está muy regulado para proteger al consumidor y, efectivamente, encontramos grandes diferencias. "Hay que tener en cuenta que MAPFRE trabaja en países muy maduros, desde el punto de vista económico y asegurador, como es el caso de Europa continental -Alemania o Italia- y los Estados Unidos, y en países emergentes -en la mayoría de los latinoamericanos o incluso ahora en Indonesia Turquía- donde las realidades son diferentes". Sobre España afirma que "es un país maduro, pero está en el intermedio, donde somos capaces de entender ambas realidades. En cada sitio nos adaptamos a la realidad. Pero también el marco regulatorio avanza cada vez más en un entorno más global. En enero de 2016 entró en vigor Solvencia II, que es el marco regulatorio para las compañías en Europa, pero que también se aplica en países de Latinoamérica. Hay un acercamiento cada vez mayor y eso es bueno porque garantiza una relación comercial y un marco jurídico más estable".

"Un tuit puede producir un problema si no eres capaz de responder a la expectativas del cliente"

"En Latinoamérica llevamos 40 años, desde que llegamos a Argentina, pero estamos en mercados como el norteamericano donde en algunos estados estamos muy implantados, pero en otros claramente no. Nuestra marca no se identifica en algunos de ellos con lo que representa, aparte de que en algunos idiomas es más difícil de pronunciar. En el sector se nos conoce en todo el mundo, pero el consumidor, no. Recientemente conocimos un ranking elaborado en España que nos situaba como la empresa más coherente de todos los sectores. Somos la que menos diferencia tiene entre lo que ofrece y realmente garantiza al cliente. Y eso es una magnífica realidad, pero no basta con eso. Hoy día, un simple tuit te puede producir un enorme problema si no eres capaz de responder a la expectativas del cliente".