Los costes asumidos por grandes siniestros han ascendido a 894,3 millones, casi el triple que un año antes, superando en 270 millones el presupuesto previsto hasta septiembre. Así, el ratio combinado se eleva al 104,4%, en comparación al 95% de los nueve primeros meses de 2016.

Las cuentas se han beneficiado, por el contrario, de un aumento del 10% en los ingresos ordinarios por inversiones, hasta 942,6 millones. Por lo que respecta a la evolución del negocio, el total de primas brutas suscritas se elevó un 8,3%, hasta 13.500 millones.

 

Mejora esperada en las condiciones del mercado

En su comunicado, el grupo alemán reconoce que, pese al impacto negativo que los desastres naturales han tenido en sus cuentas del tercer trimestre, esta siniestralidad no tendrá ningún efecto duradero sobre la rentabilidad o la posición de capital. “Por el contrario, los recientes siniestros deberían hacer que las condiciones del mercado mejoren de nuevo para las reaseguradoras. Las tasas de riesgo de catástrofes, en particular, es probable que aumenten y, en general, también deberían provocar movimientos positivos en otras líneas”.

El grupo espera un incremento de ingresos por primas del 5% para el total del año y un beneficio neto de alrededor de 800 millones de euros, siempre que la en el cuarto trimestre no se supere significativamente el importe presupuestado de 200 millones de euros para grandes siniestros.

COMPARTIR