“Las aseguradoras no pueden confiar en los rendimientos de las inversiones a corto plazo”, comenta Andy Baldwin, responsable de Servicios Financieros de la de la consultora para Europa, Oriente Medio, India y África. “La previsión es que los tipos de interés queden en torno al 0,75% hasta al menos 2017: además, la zona euro se enfrentan a una ‘década perdida’ de bajo crecimiento. Muchas aseguradoras no tienen otra opción que consolidar”, añade.

Según Ernst & Young, el mercado de No Vida seguirá lastrado por la caída en el consumo. El crecimiento de las primas se prevé que no llegue al 2% durante los próximos dos años, muy por debajo del promedio histórico de 6,2%. El negocio de Vida también se verá afectado por factores como tales como las altas tasas de desempleo.

Ernst & Young cree que el panorama económico es “un poco mejor que a comienzos del año pasado”, pero advierte de que las diferencias norte-sur es probable que sean más fuerte este año. Los mercados del norte mejorarán lentamente, mientras que los del sur sufrirán los efectos de la crisis y las continuas presiones regulatorias.

COMPARTIR