Otros puntos que se resaltan en este informe es que, mientras que el éxito de las fusiones y adquisiciones pueden beneficiar a la entidad que sobrevive, el consenso general es que su recorrido no es muy grande, al menos desde el punto de vista de crédito. Por otro lado, la agencia destaca que “tanto en términos de rentabilidad de las acciones como de las calificaciones, se observa un sesgo negativo entre los compradores desde el año 2000; por ejemplo, más de dos tercios de las M&A fracasaron a la hora de una mejora suficiente de solidez financiera”.

Desde el año 2000, más de dos tercios de las fusiones y adquisiciones fracasaron a la hora de una mejora suficiente de solidez financiera

"Hemos adoptado una posición bastante neutral hacia la industria de los seguros en cuanto a las fusiones y adquisiciones a lo largo de los últimos 15 años, aunque con un sesgo hacia el conservadurismo", revela el analista de la firma, Dennis Sugrue.

"Este estudio, en el que analizamos las 50 mayores transacciones que implican a las aseguradoras desde el año 2000, muestra que casi dos tercios de las calificaciones de los compradores fueron confirmadas después del anuncio de una adquisición, y el 22% fue puesto en una perspectiva negativa o 'Credit Watch' (con más de la mitad de estos, finalmente, degradado en los siguientes cinco años). "Todos los compradores cuyas calificaciones fueron colocadas en perspectiva positiva o 'CreditWatch' fueron finalmente actualizadas”, añade.

De las 50 mayores transacciones que implican a aseguradoras, casi dos tercios de las calificaciones de los compradores fueron confirmadas

Para el experto, una fusión o adquisición exitosa puede beneficiar a la entidad absorbente con una gama de beneficios. Ciertos grupos de seguros se han desarrollado sólidamente tras la adquisición y esta integración les ha llevado a convertirse en empresas más fuertes, logrando aumentar el valor para los accionistas y el fortalecimiento de calificaciones con el tiempo.

"Sin embargo, el consenso de las agencias de calificación hacia la industria de seguros es que el mercado asegurador no tiene un historial particularmente fuerte cuando se trata de M&A. A través de varias medidas, nuestra investigación empírica apoya este punto de vista, al menos desde el punto de vista del crédito", matiza S&P.