El directivo señaló que las expropiaciones en países como Venezuela, Argentina y Bolivia han llevado a los empresarios a buscar reglas de juego más claras, en cuanto a la seguridad de sus inversiones, puesto que a este tema “hay que temerle mucho”.

También ha comentado que el empresariado 'paisa' no está molesto con el Gobierno Nacional, y que la relación con el Presidente, Juan Manuel Santos, corre por muy buen camino. En cuanto a la expansión del grupo, ha declarado que “estamos hablando de países como México, Costa Rica, Panamá, Perú, Chile, Salvador y Uruguay, aunque no descartamos que puedan resultar inversiones en Estados Unidos como Argos y Nutresa lo han hecho”.

Por ello, matizó que “nuestro plan de expansión está encaminado en buscar empresas y países que cumplan con condiciones de seguridad jurídica, política y económica. Sin embargo, hoy estamos es en un proceso de consolidar esa inversión que hicimos el año pasado”.

Otras compras del grupo

Sobre otras posibles compras, ha explicado al diario ‘La República’ que “dependiendo del tamaño de la inversión se decide si uno invita a otros inversionistas. En este caso, que era una inversión de 3.600 millones de dólares, parte se financió con recursos propios, más de 70%, pero decidimos, en vez de tomar un endeudamiento alto, invitar otros inversionistas como el Grupo Bolívar, porque encajaba dentro de este perfil”.

En el caso de INVITA, ha afirmado que “es una compañía de seguros de vida que se ha dedicado a las ventas vitalicias y a los seguros provisionales. ING dentro de los activos que estaba vendiendo tenía el 33% de esta compañía, pero el grupo Wiese tenía 66% y la opción era hacer una oferta”.

En cuanto a la tendencia de expropiaciones, David Bojanini ha declarado que “cuando escogemos los países en los cuales queremos invertir buscamos que tengan gobiernos estables, mayor estabilidad jurídica y que respeten la propiedad de las empresas. Una de las cosas también que se busca es países con Tratados de Libre Comercio, ya que dentro de los acuerdos hay unas normas que no permiten eso. A las expropiaciones hay que temerle mucho, porque uno hace una inversión en otro país y de la noche a la mañana por una decisión arbitraria deciden quitarle la inversión y pagarle a uno lo que quieran, si es que le pagan”.