Según apunta en entrevista a ‘Diario Financiero’, “para otorgar préstamos de consumo, algunas entidades seguían exigiendo a sus clientes contratar un determinado seguro, sin imponer un oferente determinado ni relacionado”. De hecho, se detectaron a ocho entidades que operaban de esta forma, pero hoy estas instituciones han dejado voluntariamente de operar con esta modalidad.

“A día de hoy no queda ninguna”, certifica. “Además, cada una de las entidades está implementando distintos mecanismos para que los créditos de consumo puedan ser obtenidos sin seguro. Esto no quiere decir obviamente que los consumidores puedan contratar seguros de forma voluntaria”, detalla.

“Se dice que el escenario cambió, que la regulación cambió y que las cosas que antes hacíamos de una manera ahora se hacen de otra forma. Pero hay muchas cosas que nunca debieron hacerse de otra manera”, explica.