La creciente demanda de seguros en estos seis mercados viene de la apuesta de propietarios y desarrolladores de proyectos de energía renovable por tratar de aprovechar las nuevas fuentes de financiación, incluidos inversores institucionales como los fondos de pensiones. Para que las inversiones en energía renovable sean más atractivas para estos inversores, los proyectos deben reducir sus riesgos en todo el proceso, desde la fase inicial de construcción hasta su funcionamiento.

“Los nuevos parques solares y eólicos requieren enormes inversiones. No solo eso, también están pidiendo a los inversores que coloquen su dinero en tecnologías relativamente nuevas y, a veces, menos maduras. Para tranquilizar a los inversores, realmente se necesitan sólidas políticas de gestión de riesgos”, comenta Juerg Trueb, directivo de SWISS RE CORPORATE SOLUTIONS.

“El seguro no es una bala de plata, pero con su capacidad de mitigar el riesgo en la fase de construcción y dar consistencia y garantías a los ingresos durante el funcionamiento, el seguro puede ayudar a mejorar el retorno de la inversión para los proyectos de energías renovables”, añade Trueb. “Esto, a su vez, permitiría que el sector atraiga la cantidad de inversión necesaria”, concluye.