Entre las novedades incluidas, se exige a las empresas conservadoras el suscribir un seguro de Responsabilidad Civil Profesional u otra garantía equivalente, que cubra los daños que puedan provocar en la prestación del servicio. La cobertura mínima fijada es de 300.000 euros por accidente.