Así, el ratio de productividad de las 100 primeras corredurías privadas asciende a 110.209 euros por empleado; la productividad va descendiendo en función del volumen de la correduría hasta llegar a un ratio de productividad de 39.812 euros por empleado de las corredurías de menos de 100.000 euros de ingresos por comisiones.

El estudio viene a confirmar que la productividad es decreciente respecto al volumen de negocio. En efecto, la productividad de las grandes corredurías internacionales llega a los 141.500 euros por empleado. “De ahí, las dificultades para competir en el mercado que tienen las corredurías de menor tamaño”, destacan los responsables el informe.

COMPARTIR